CENA NAVIDAD RAYO DE LUZ 2012

Como todos los años, el 2012 no era una excepción, y con él llegaba el momento que muchos esperamos con impaciencia, y otros quizá con cierto aire de inquietud. Y nada tenía que ver con profecías mayas ni Apocalipsis, si no más bien con el evento que Rayo de Luz organiza en el mes de diciembre, que no podía ser otro que su Cena de Navidad.

En mi caso, eran más bien aires de inquietud los que hacían tambalearse los días previos al sábado en que se había fijado dicha cena, y esos aires eran quizá los mismos que hacían tambalearse muchas cosas de un tiempo a esta parte. Los dos o tres últimos días antes fueron, de hecho, especialmente difíciles, turbulentos… y es que quizá ese aire tenía más de vendaval de lo que quisiera admitir, y quizá fue precisamente fruto de esa inquietud y ese vendaval el que a punto estuviera de enfundar la espada y colgarme al cuello el escudo de la cobardía, pero no hay inquietud ni vendaval lo suficientemente fuerte como para derrumbar un alma que a pesar de los vaivenes, sigue en pie.

***

Ya en el restaurante, donde nos atendieron tan bien como siempre y nos sentimos realmente queridos un año más, no resultaba nada sencillo mantener la compostura, cuando te invade por dentro un mar en plena tempestad, cubriéndolo todo con ese sonido de tormenta y olas que chocan contra las rocas, sonido que invade las costas en un día invernal.

Nos encontramos a la mesa con caras conocidas, otras nuevas, y con esa extraña sensación de saber que al contrario de lo que dice aquella antigua canción de Mecano, a los que ya no están no echaremos de menos. Y es curioso cómo funcionamos, porque cuando hay nuevas caras ante ti, o están aquellas que no comparten tu día a día, es cuando somos un poco como el fantasma de la ópera… tenemos miedo de mostrarnos tal y como somos realmente, no sea que no nos acepten, que no nos quieran… y se nos olvida que ésta actitud es la que nos hace pasar la vida amargados, escondidos en las sombras… hasta que el valor nos permite quitarnos la máscara, o hasta que cae el telón definitivamente. Pero si por algo se caracteriza Rayo de Luz es porque las máscaras no tienen cabida, y tarde o temprano, o te quitas la tuya o antes de que caiga el telón, quieras o no, verá el suelo por sí misma, rompiéndose en mil pedazos y dejándote a merced de tus actos.

***

Tras una deliciosa cena, tuvimos ese tiempo dedicado a los regalos, que cada año nos sorprende por alguna razón diferente, y éste año además de hacerlo por las delicias que traían consigo los sorteos, hubo un almita, una de esas nuevas caras, que brilló con luz propia al ir descubriendo poco a poco los misterios y la magia de un “simple” sorteo. Todo esto, eso sí, después de haber tenido tiempo dedicado al “rollito”, que no es que sea un rollo de tiempo, si no que es quizá uno de los instantes más esperados de la noche, y éste sí que sí, esperado con cierta inquietud y curiosidad por todos, la curiosidad de descubrir qué frase será la que te acompañe en el nuevo año que da comienzo, qué frase será la que en ese momento de tu caminar necesitas escuchar y llevar contigo grabada a fuego. Y aquí sí que se funden en uno sólo el misterio y la magia…

Nunca he compartido públicamente mi frase, pero creo que éste año lo haré, para que no se me olvide jamás, y para que no se les olvide a algunos… Y dice así: “Todas las sombras del universo, son incapaces de apagar la luz de una vela”. Cuanto menos, curioso momento para estas palabras, un momento en que lo que más temes es que ese aire, ese vendaval, esa tormenta, ese viento inesperado que ya no sabes ni desde dónde sopla, te apague para siempre.

***

Las Queimadas son trabajos energéticos de limpieza, trabajos que Margarita Paz lleva años compartiendo con nosotros a través de Rayo de Luz. Y al margen de que pueda surgir alguna más por el camino, son la de San Juan y la de Navidad las que nos brindan la oportunidad de llevar a cabo esa limpieza, en éste caso, con la clara finalidad de llegar lo mejor posible al nuevo año. Pero esto no quiere decir que nos vayan a tocar con una “varita mágica” y “voilá”, todo solucionado. Como cualquier trabajo energético, que sirva realmente de algo o no y lo que dure, sólo depende de uno mismo. Libre albedrío, algo que a diferencia de otros lugares, aquí se respeta escrupulosamente.

El único consejo que puedo daros, es que llegado ese momento de la noche, seáis sí o sí vosotros mismos, que os quitéis la máscara y la lancéis al fuego, que no tengáis complejos en lo que penséis o sintáis, porque quizá sea un momento fundamental para que podáis descubrir algo dentro de vosotros mismos que no está bien y que no queríais aceptar ni asumir. Que os dejéis llevar, que derrumbéis vuestras barreras y permitáis que os invada la fuerza que no necesitáis buscar en el exterior ni en nadie, porque está dentro de vosotros mismos.

Yo no sé si esa noche dejé que me invadiese realmente todo lo que debía hacerlo, lo que sí sé es que mi limpieza está durando más de lo previsto, pero como dicen por ahí, no hay mal que por bien no venga, y siempre es buen momento para rascar en lo más profundo del armario y tirar definitivamente a la basura aquello que lleva mucho tiempo fuera de nuestras vidas, pero de lo que no hemos tenido el valor real de deshacernos.

Y lo que sí os puedo aconsejar también, es que el año próximo dejéis de lado las inquietudes sin son negativas, y seáis nuevamente una de esas caras conocidas, o una de las nuevas, sentadas a la mesa con nosotros, porque nosotros estaremos encantados de compartir nuestra noche estrella del año…

Hasta entonces, cuidaos, sed felices, luchad por ser quienes sois y no olvidéis que no hay viento capaz de derrumbaros ni sombra capaz de apagaros… ¡nos vemos por el camino!

 

********

Nuestro más sentido agradecimiento a los colaboradores y amigos: El Horno de Leña, Amandín, Eldanor, Elfo Terapias,
Lorien, Betule Terapias Naturales, Solgar, RobinBook, Temas de Hoy y Editorial Océano.



 
 
 
actasOtras Actividades :
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
     
   
       
       
 
Rayo de Luz - Tlf: 648 07 18 80 - produccionesuriel@produccionesuriel.com - Producciones Uriel s.l. ©