Lo Natural

Cuando hablamos de Medicina Natural nos referimos a una filosofía de vida, que utiliza las herramientas de la Naturaleza para conservar la salud o reparar su pérdida.

Con la Medicina Natural encontramos una aliada en mente, cuerpo y espíritu. Trabaja de forma global todas las dimensiones del ser humano, y lo hace respetando en todo momento su ritmo, sin forzar el proceso de sanación. Uno de los tesoros que caracterizan la buena práctica de la Medicina Natural consiste en que cada tratamiento es único: no hay dos personas iguales… por lo que no hay dos tratamientos iguales.

Así, por ejemplo, la Naturaleza nos brinda la oportunidad de elegir entre un sinfín de plantas con propiedades muy parecidas. ¿Cuál es la que necesita la persona? Dependerá de cómo esté enfermando, de qué otros aspectos de su salud tenga mermados y de su propia Historia Personal.

A diferencia de la medicina ortodoxa, las terapias alternativas carecen de la agresividad de los efectos secundarios de los medicamentos. Además, no se limitan a un órgano específico, sino que ofrecen amplias propiedades terapéuticas. De la misma forma, no hay una terapia natural mejor que otra. La persona elige con cuál contacta más.

En definitiva, con la Medicina Natural nos adentramos en una búsqueda hacia nosotros mismos. Todo un reto… ¿Te atreves?